Óbidos, Portugal

Déjate sorprender por el centro histórico amurallado de la localidad de Óbidos en tus vacaciones en Portugal.

Óbidos, Portugal
Óbidos © Celestino Manuel

Óbidos disfruta de un maravilloso centro histórico, rodeado por una muralla almenada clásica, formado por un laberinto de calles empedradas y casas encaladas gustosamente adornadas con flores y vivos toques de pintura amarilla y azul.

Ruas de Óbidos
Ruas de Óbidos © CM Óbidos
Centro Medieval, Óbidos, Portugal
Centro Medieval © Celestino Manuel

Este encantador pueblo adquiere su máximo esplendor durante la tarde, pero existen numerosas razones para pasar también la noche aquí, ya que cuenta con un gran ambiente gracias a sus bares medievales, y ofrece enorme castillo ubicado en lo alto de una colina que se ha convertido en una de las pousadas más lujosas de Portugal.

Pasear entre su maraña de calles antiguas y sus casas encaladas resulta fabuloso durante cualquier época del año, aunque para que resulte algo más especial es mejor visitarlo durante alguno de sus numerosos festivales.

 

En cuanto Óbidos fue reconquistada a los árabes por el rey Alfonso Enríquez, en el año 1148, sufrió una gran reconstrucción. Sus murallas se fortalecieron, sus torres se reconstruyeron, y sus bonitas casas de color blanco fueron reparadas. La ciudad ya se presentaba atractiva cuando la visitó el rey D. Dinís acompañado por su joven esposa Isabel de Aragón. Tanto es así que en la ceremonia de compromiso celebrada entre ambos, la futura reina recibió la ciudad como regalo, creando así una tradición, en la que las reinas recibían la ciudad como regalo, que se perpetuó hasta el año 1833.

Si buscas una experiencia más bucólica podrás disfrutarla llegando por la estación de trenes que se encuentra a 2 kilómetros al Oeste del pueblo. Para ascender a pie por sinuosos caminos rurales que llegan hasta la entrada Este, atravesando un paisaje agreste que es muy acorde con su esencia medieval. Esto es parte de una ruta conocida como EcoVia da Várzea da Rainha, que puede ser recorrida a pie o en bicicleta, la cual tiene una longitud total de 14.800 metros, y comunica la estación de trenes con la Playa do Bom Sucesso.

La entrada principal del pueblo es la Porta da Vila, una doble puerta en derrame con el interior revestido de azulejos del siglo XVIII, la cual conduce directamente a la Rua Direita, su calle principal, algo estrecha y con una reguera enlosada en su centro, con una serie de casas blancas a ambos lados, adornadas con geranios y buganvillas, que son ocupadas por tiendas de artesanía, restaurantes y galerías de arte.

El paseo por sus murallas depara un momento muy agradable y ofrece hermosas vistas de conjunto.

Caminando por sus calles típicas, te encontrarás frente a frente con el testimonio de civilizaciones pasadas. De las esquinas a los jardines interiores de la antigua Medina a la presencia del Gótico, pasando por el Renacimiento y el Barroco, esta villa es una auténtica obra de arte admirablemente esculpida, reconstruida a lo largo de los siglos y excelentemente conservada.

Este legado material de otros tiempos, junto con la variada programación cultural de hoy, hacen de Óbidos uno de los destinos turísticos más atractivos del país, siendo considerado como una de las 7 maravillas de Portugal.

Algunos de los lugares de visita imprescindible en tu paso por aquí son su suntuoso Castillo, las murallas medievales que rodean el casco histórico, la enorme Iglesia Matriz de Santa María, de estilo visigótico; la Rua Direita, y la Iglesia de São Tiago, de aspecto casi colonial. Aunque también merece la pena ver lugares como la Porta da Vila, el Acueducto, financiado por la Reina Caterina de Austria en el siglo XVI; el Centro de diseño de interiores, el auditorio Casa de la Música, el monumento Pilar Camoneano, erigido en homenaje a Camões y diseñado por Raúl Lino en 1932; la capilla de São Martinho, la Iglesia de San Pedro, la Iglesia de la Misericordia, el Museo Abílio de Mattos e Silva, albergado en la Casa del Arco (antigua cárcel); el Museo Municipal, la Picota (Pelourinho), la Galería Casa do Pelourinho, la Galería Novaogiva, el antiguo mercado de Alpende, el Parque Cinegético, la Capilla de Nuestra Señora del Carmen, la Puerta de Nuestra Señora de Gracia o la Iglesia de Nuestra Señora de Monserrate.

Óbidos resulta un magnífico escenario para presenciar la recreación de una justa o escalar sus las murallas de su castillo durante su animada Feria Medieval, que durante el mes de julio también ofrece un interesante mercado medieval y una sabrosa gastronomía. Además, quienes lo visiten con atuendo medieval no tienen que pagar la entrada de 7€.

Este pueblo tan peculiar también se convierte en un lugar idóneo para degustar chocolate durante la Festival Internacional de Chocolate, que tiene lugar durante 12 días a principios del mes de marzo; e incluso es el lugar perfecto para descubrir al próximo Pavarotti en el Festival de Ópera, que durante el mes de agosto celebra actuaciones al aire libre junto al castillo y la gran laguna ubicada al noroeste de la localidad; y durante la Semana Santa se celebran reconstrucciones y procesiones religiosas.

En sus alrededores no debes dejar de visitar el Santuario do Senhor Jesus da Pedra, un curioso templo barroco de planta circular; y la Lagoa.

Hoteles cercanos a este lugar:

Mapa Interactivo:

Transfer y Taxi

Consulta nuestras ofertas de transfer para llegar y moverte por Portugal desde:

Oporto
Lisboa
Faro

Hoteles

Reserva tu hotel o apartamento con antelación y ahorra dinero en las siguientes localidades:

Oferta de Vuelos:

Compara ofertas de vuelos y reserva el tuyo con antelación para ahorrar dinero.

Alquiler de Coches

Encuentra la mejor oferta de Alquiler de Coches para tus vacaciones:


Copyright TurismoEnPortugal.org © - Todos los derechos reservados.