Braganza, Portugal

Descubre cómo es la ciudad de Braganza y no dejes de visitarla en tu paso por el Norte de Portugal.

Braganza, Portugal
Braganza
© Vítor Oliveira

Braganza (Bragança), capital histórica de la región de Tras-os-Montes, es al mismo tiempo una ciudad con grandes avenidas y un pueblo medieval con almenas desde donde se puede contemplar el campo, el bosque y las pequeñas granjas que la rodean.

Cidadela de Braganza
Cidadela de Braganza
© Turismo de Porto e Norte
Braganza
Castillo de Braganza
© Vítor Ribeiro

El atractivo más emblemático de esta localidad radica en su antigua ciudadela amurallada, encaramada en lo alto de una colina en el extremo oriental. Tras pasar sus puertas con arcos observarás cómo este barrio medieval ha sido excelentemente conservado. De él merece la pena visitar el Castillo de Braganza, con la Torre de la Princesa y la Torre del Homenaje.

El principal eje de la ciudad (Av. João da Cruz, Rua Almirante Reis, Rua Combatentes da Grande Guerra y Rua Trindade Coelho) discurre hacia el Sureste, desde la estación de autobuses hasta la ciudadela, siendo el punto neurálgico la Praça da Sé.

Entre los tejados de su magnífica ciudadela despuntan el campanario de la Iglesia de Santa María y la Torre del Homenaje del Castillo de Braganza, adornada con elegantes ventanas góticas geminadas. La entrada al interior de las murallas se realiza por un pasadizo con dos puertas, la primera es conocida como Porta de Santo António, mientras que la segunda es conocida como Porta da Vila.

A un lado del castillo una plazuela, repleta de árboles centenarios, acoge el Pelourinho (Picota) gótico, que tiene como base un jabalí prerromano que se cree que es de la Edad de Hierro.

Uno de los monumentos más interesantes de la ciudad es el Domus Municipalis, un antiguo consistorio de planta irregular y trazas medievales que fue erigido en el siglo XII y que está casi pegado a la Iglesia de Santa María.

A los pies de la ciudadela, antes de entrar en la parte baja de la ciudad, se alza la Iglesia de São Vicente, de origen románico, en la cual se cree que tuvo lugar la boda secreta del rey Dom Pedro con Doña Inês de Castro.

En la Rua Abilio Beça podrás visitar el Museo do Abade de Baçal, que ocupa los dos pisos y el jardín de un antiguo Palacio Episcopal, donde se exponen obras de artes y vestigios arqueológicos.

Ya en la parte baja de la ciudad, merece la pena visitar la Sé o Catedral antigua de Braganza, antigua iglesia de jesuitas con capillas barrocas y una decoración interior a base de azulejos.

Frente a la catedral se exhibe un Cruceiro de 1869 sobre una columna salomónica.

En los alrededores de la Praça da Sé podrás visitar varios edificios que forman parte del patrimonio de la ciudad, tales como la Iglesia da Misericórdia, que se encuentra cubierta de azulejos; el Solar dos Calaínhos (del siglo XVII), con sus nueve puertas y escudo con las armas de los Samentos Pimentéis Morais e Ferreiras; y el Solar dos Veiga Cabral (1764), que acoge el Centro de Arte Contemporânea.

En la cercana Rua Dr. Herclano de Conceição podrás visitar el Museo Etnográfico Dr. Belarmino Afonso.

La visita a Braganza, pese a lo que muchos creen, no se limita a la ciudadela y la zona de la catedral, ya que ésta ha sido una de las ciudades portuguesas que mejor se ha sabido adaptar al paso del tiempo, y cuenta con un trazado urbano de grandes avenidas, en cuyas rotondas principales se han instalado conjuntos escultóricos de gran simbolismo que merece la pena ser visto. Los mejores ejemplos se encuentran en la Rotunda 23 de Abril, la Rotunda Homenagem ao Lavrador, y la Rotunda do Sabor.

En cuanto a nuevas edificaciones resultan interesantes el Teatro Municipal Filipe Oliveira Dias, situado en la Praça Professor Cavaleiro de Ferreira y el Centro Comercial Fórum Theatrum.

Esta ciudad, conocida como Bragantia por los celtas y como Juliobriga por los romanos, es milenaria, y su ubicación a tan sólo unos kilómetros de la frontera con España la convirtió en una importante plaza en las interminables batallas entre España y Portugal.

Su ciudadela amurallada fue erigida por Afonso Henriques, primer rey de Portugal en el año 1130; mientras que su hijo, Sancho I, mejoró sus fortificaciones y ordenó construir el Castillo de Braganza tras arrebatar la ciudad al rey de León en el año 1187.

En 1442 Afonso V creó el Ducado de Braganza para su tío, que era hijo ilegítimo de del rey João I, dando lugar a una de las familias nombres más ricas y poderosas de Portugal.

Braganza ejerció un importante papel durante las Guerras Napoleónicas, es más, fue precisamente en este lugar donde Sepúlveda lanzó su llamamiento a la resistencia contra las tropas francesas.

Una fecha interesante para visitar Braganza es durante principios del mes de mayo, ya que es cuando la ciudadela acoge por tres días la Feira das Cantarinhas, la mayor feria callejera de artesanía tradicional de la región.

En los alrededores, además del Parque Natural de Montesinho, resulta interesante visitar las localidades de Miranda do Douro y Mirandela.

Hoteles cercanos a este lugar:

Mapa Interactivo:

Transfer y Taxi

Consulta nuestras ofertas de transfer para llegar y moverte por Portugal desde:

Oporto
Lisboa
Faro

Hoteles

Reserva tu hotel o apartamento con antelación y ahorra dinero en las siguientes localidades:

Oferta de Vuelos:

Compara ofertas de vuelos y reserva el tuyo con antelación para ahorrar dinero.

Alquiler de Coches

Encuentra la mejor oferta de Alquiler de Coches para tus vacaciones:


Copyright TurismoEnPortugal.org © - Todos los derechos reservados.